Humor

humor

Se encuentran dos amigos -uno de ellos operado de próstata- y dialogan:

– Te veo muy bien. ¿Ya te has recuperado totalmente?.

– Si, pero mi mujer me abandonó.

– ¿Por qué?. ¿Acaso sobrevino la secuela de la impotencia y ella no lo pudo soportar?.

– No. Para nada. Se fue con mi cirujano cuando se enteró lo que cobraba por cada operación. 

Anuncios